Restos de metralla en Nepal

Tic, tac, tic, tac, tic, tac… Vivimos sobre una gran bomba de relojería llamada Tierra, que de cuando en cuando nos sacude sin previo aviso con un violento temblor. La amenaza no afecta a todo el planeta por igual, y hoy sabemos que hay sitios más proclives a sufrir grandes terremotos destructivos.

Uno de esos lugares es el Himalaya, donde el descomunal choque de trenes entre la India y Asia levanta la majestuosa cordillera a base de pico, pala y explosivos. O dicho de otra forma: la península india se mete poco a poco bajo Asia, que se arruga y eleva hacia el cielo, mediante una incansable labor de zapa en la que cada arreón produce un terremoto devastador en la zona. Así ha pasado durante milenios, así pasó en 1897, 1905, 1934 y 1950…

Figura del artículo publicado en Nature Geoscience donde se muestran los grandes terremotos históricos en el frente del Himalaya

Figura del artículo publicado en Nature Geoscience donde se muestran los grandes terremotos históricos en el frente del Himalaya (Sapkota et al., 2012)

…y así se espera que pase también en un futuro próximo. Esto ofrece una perspectiva muy sombría para la zona, donde la población se ha multiplicado desde 1950 -especialmente en construcciones muy vulnerables- y supera los mil millones de personas (¡dos veces la UE!) entre los territorios circundantes de India, Pakistán, Nepal, Bután y Bangladesh.

Intentar comprender lo que se avecina requiere rebuscar en el pasado y averiguar cómo fueron los anteriores megaterremotos, como el que en 1255 segó un tercio de la población de Katmandú. Hasta ahora esto había sido muy difícil, ya que no se habían hallado rastros de esas enormes rupturas, lo que dificultaba determinar su fecha y tamaño. De hecho se pensaba que los terremotos en la zona no llegaban a romper la superficie, lo que se conoce como ‘fallas ciegas’ por su falta de expresión en el terreno.

Ahora un estudio internacional publicado en Nature Geoscience ha descubierto evidencias en superficie de las rupturas de los terremotos de 1255 y 1934, como si fueran los restos de metralla de estos demoledores eventos. Los investigadores examinaron los sedimentos próximos a varios ríos que drenan el Himalaya y cómo los depósitos se deformaron por efecto de los terremotos. Este hallazgo desmonta la idea de que todos los terremotos en la zona se dan en fallas ciegas y empuja a buscar pruebas similares de otros terremotos en el área.

Convertir estos avances en un beneficio tangible para las personas requiere, sin embargo, mucho más: comunicar mejor la información por parte de los científicos, educar correctamente a la población, plasmar el conocimiento en normas de construcción sismorresistente, hacer cumplir dichas normas y… tiempo.

Quizá mucho más tiempo que el disponible para revertir unas condiciones socioeconómicas que afectan a demasiadas personas. Por desgracia, las condiciones para un próximo desastre parecen estar servidas y ser difíciles de cambiar en unos pocos años. En nuestra mano está, no obstante, mitigarlas en lo posible y poner los cimientos para prevenir las que seguirán viniendo…

Acerca de rocambloguesco

Seismologist and Earth scientist, science communicator, mountaineer and speleologist. Enjoying the wonders of our planet!

Publicado el enero 12, 2013 en Geociencias, Geofísica, Geología, Geomorfología, Peligros naturales, Sismología y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: