Sin extremismos, con convencimiento

Tomo medio prestado el título de un libro del ya fallecido poeta Ángel González (Sin esperanza, con convencimiento) para comentar la recientemente publicada revisión de la postura sobre el cambio climático de la Unión Geofísica Americana (AGU). Como quiera que la AGU aglutina a más de 62 000 científicos de 144 países (pese a ser una entidad creada en EE.UU. el 40% de sus miembros no son de Norteamérica) y es la mayor organización mundial en este campo, su postura puede tomarse como una muestra muy representativa de cuál es la posición actual de la gran mayoría de la comunidad científica internacional sobre el cambio climático.

Dada la importancia de este tema la AGU lleva publicando declaraciones sobre su postura desde 2003, con actualizaciones en 2007, 2012 y, ahora, en 2013. Su propósito es sintetizar la información científica sobre el cambio climático disponible a día de hoy para conocimiento del público general, pero también de políticos, medios de comunicación, educadores, etc. Con ello se pretende evitar que el debate permanente que hay en ciencia sobre casi cualquier tema, aireado por los medios en el caso del cambio climático, oscurezca la comprensión general del mismo por el gran público.

La declaración puede leerse completa aquí, pero comento en este post lo que considero más relevante:

1. El cambio climático es algo real basado en datos independientes procedentes de múltiples fuentes (negacionistas, muestren por favor sus datos para avalar que no existe tal cambio).

2. Los seres humanos estamos contribuyendo a ese cambio (si hace un par de décadas había dudas al respecto, cada vez es más evidente la influencia humana y se va acotando su importancia).

3. Nuestra influencia en el clima se dejará sentir durante largo tiempo en el futuro (porque nuestras acciones pasadas y presentes producirán efectos aún por venir, incluso aunque dejáramos de emitir gases de efecto invernadero hoy mismo -algo inviable, por supuesto-).

4. El cambio climático presenta una variabilidad regional y estacional (así que no se verán los mismos efectos en el invierno de Nairobi que en el otoño de Yakarta. Y, ya que estamos, recordemos no confundir el tiempo meteorológico -condiciones puntuales en un lugar determinado- con el clima -condiciones promedio a lo largo de un periodo prolongado (décadas/siglos) de tiempo en un área más o menos extensa-. El que llueva más un invierno concreto o que haga más calor uno o dos veranos en mi ciudad no tiene nada que ver con el cambio climático y sí con la variabilidad de las condiciones meteorológicas de un año a otro).

5. Nos queda mucho por saber y los modelos actuales reflejan esa incertidumbre en la disparidad de resultados que arrojan (los climatólogos están trabajando para comprender mejor el cambio climático y desarrollar modelos físicomatemáticos que describan con más precisión la situación actual y el futuro esperable en caso de tomar -o no- determinadas medidas).

El comité que ha elaborado la declaración se componía de 14 expertos que no percibieron remuneración por ello. De los 14, uno de ellos expresó públicamente su desacuerdo con la declaración final, pero continuó participando en las reuniones para aportar su visión. Su postura, detallada en una carta que puede leerse aquí, fue publicada por la AGU en la misma página de la revista EOS en la que se ha publicado la declaración, todo un ejemplo de transparencia y pluralidad, que es lo que debe prevalecer en ciencia (¡y fuera de ella!). De hecho, merece la pena leerse esta declaración alternativa, ya que enumera cuestiones que por el momento no tienen respuesta, menciona otras que no han sido demostradas (como la supuesta relación entre el cambio climático y la mayor ocurrencia de eventos extremos -grandes sequías/inundaciones/huracanes, etc.-) y recuerda otros puntos importantes que tienden a omitirse, como que el clima es un sistema no lineal (es decir, aquel en el que pequeños cambios pueden dar lugar a grandes alteraciones, pero también en el que grandes cambios pueden generar sólo leves alteraciones -causas y efectos no son proporcionales-).

Todo esto significa que paso a paso, sin extremismos, pero con convencimiento, vamos sabiendo mejor qué y cómo es este cambio climático que vivimos, así como cuánto influimos en él, pero también que queda mucho por conocer y que sólo explicando claramente lo que sabemos y lo que no contribuiremos a crear una opinión pública informada y crítica.

Acerca de rocambloguesco

Seismologist and Earth scientist, science communicator, mountaineer and speleologist. Enjoying the wonders of our planet!

Publicado el agosto 31, 2013 en Cambio climático, Comunicación científica, Geofísica y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Tema de indudable interés. Exposición impecable. Enlaces de apoyo convincentes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: